Consejos para acertar en tu campaña de promoción en el punto de venta.


Las promociones realizadas en el punto de venta con el objetivo de dar a conocer mejor tu producto utilizando diversas estrategias suponen un desembolso económico para la marca pero bien diseñadas el coste por impacto y resultado es mucho menor respecto a otro tipo de inversiones promocionales y publicitarias pues el contacto directo con el cliente maximiza el conocimiento del producto. 

. Selección estratégica de los establecimientos

Escoger el perfil de establecimiento adecuado por el tipo de público objetivo e primordial. Por este motivo, algunos artículos son más adecuados para promocionar en grandes almacenes mientras que otros pueden funcionar mejor en tiendas de proximidad. 

Las campañas en tiendas de proximidad suponen su riesgo ya que suponen llegar a muchas menos personas, pero en contrapartida se llega de una manera mucho más directa, confiada y relajada al consumidor. La tipología de producto para promocionar en esta superficies son los productos de la cesta diaria.



. La gran importancia de los promotores

Elegir un adecuado promotor es importantísimo. Su vitalidad en el momento de destacar, de ser próximos a los clientes y acercarse a ellos sin resultar molestos es primordial.

Así mismo, la personalidad de estos es un factor fundamental puesto que su objetivo es transmitir confianza al comprador consiguiendo que este se sienta cómodo e interactúe con ellos.

El perfil del promotor también ha de ir adecuado al perfil de producto, principalmente en la higiene y la cosmétic. Por eso, no suele funcionar contratar a un hombre para una campaña de productos de higiene femenina o a una mujer para un producto cosmético que se dirija a los hombres.

. Siempre ofrece más

Dar un valor añadido a la campaña en forma de regalo es un gran aliciente y un poderoso elemento de atracción para que el consumidor se acerque al stand.

Muchos de los consumidores no desearan la gran retahíla de datos que les transmitirá el promotor, pero si a cambio tienen un regalo, posiblemente no les importe tanto ya escuchar y comprar para probar.



. Tu stand ha de destacar

Obviamente la estructura del stand es uno de los elementos más importantes de la promoción.

En primer lugar ha de guardar coherencia con toda la campaña promocional y seguir el concepto y estrategia definidos. 

Este ha de llamar la atención potenciando el efecto de atracción hacia el consumidor en lugar de marcharse a otro pasillo para evitar al promotor.
Si se sabe montar un stand atractivo se conseguirá que los clientes se acerquen solos. 

. Diferentes métodos para promocionar el producto

Existen diferentes métodos, acciones y estrategias que actúan de gancho para la promoción. Por ejemplo: en los artículos dirigidos a público juvenil suelen funcionar muy bien promociones tipo concurso y de carácter más interactivo “Si compras esta bebida, podrás jugar con nuestra ruleta de premios”, o “obtendrás un código cupón que al entrar en nuestra app verás que te ha tocado”.  

En promociones para adultos lo más efectivo es que puedan ver el regalo y obtenerlo de forma más sencilla sin tener que hacer nada más que adquirir el artículo para conseguirlo.


. Siempre algo especial para el evento

Un packaging diferente, un pack promocional, una oferta especial, el comentado regalo… cualquier cosa, pero que sea creado para el evento y que se distinga del producto original.

El producto ofrecido por el promotor debe de ser más atractivo y llamar más la atención para que la promoción sea efectiva y llamar la atención del público potenciando la compra de impulso.

. Acierta con las fechas y duración de la campaña

Obviamente no promocionaremos un plato preparado de carácter consistente en verano puesto que sus fechas ideales son el invierno, al igual pasa con las bebidas refrescantes en que el verano es su estación más idónea. 

También hay que estudiar el tiempo que durará la promoción o su horario. Las pruebas de bebidas refrescantes pueden ser a cualquier hora, pero una prueba de un guisado preparado tiene que ser justo antes de comer o cenar, cuando el cliente acude con hambre y está más predispuesto a adquirir estos productos y a probarlos. A las cuatro de la tarde, todo el mundo querrá probar un café, pero pocos querrán probar un cocido.


 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies